Romanos 14

No sé si ha sido al leer varias veces y más el capítulo, pero Dios ha arrojado luz a mi corazón. El pecado que se nombra “juzgar a otros” ha hecho que unido a desconfiar haya creído cosas que no eran realmente. Tenemos un adversario, y hay que estar pero que muy alerta pues aprovecha nuestras luchas para hacernos ver, lo que en realidad no es aprovechando el cansancio físico. Leí varios capítulos de romanos y tras encontrar algunos tan maravillosos puede salir de lo que tenía en el corazón,  doy gracias a Dios del cielo que nos sustenta y cuida. El pecado del que habla, yo lo veo horroroso como todos, pues te hace poner barreras con otros, al juzgarles mal.  Es un pecado como escurridizo viene y no te das cuenta. En este capítulo hay una libertad entre los creyentes pero termina donde tu hermano/a es tropezadero por tu libertad. Todos vamos a dar cuenta a Dios de lo que hacemos, decimos, pensamos, no pensemos mal y no seamos de tropiezo. Sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación, lo que hagamos que lo hagamos como para el Señor. Colosenses 3:16-17
                                                                                            Maria Ángeles Cuenca Villarejo
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR