Romanos 11

En este capítulo el apóstol Pablo sigue con el mismo tema de la salvación tanto para los judíos como para los gentiles.
Aquí habla del pueblo de Dios, refiriéndose  a Israel como un olivo y a los gentiles como un olivo silvestre, que han sido injertados en el buen olivo.
Me gustaría resaltar el versículo 20 que dice: …por su incredulidad fueron desgajadas, mas tú por la fe estás en pie…
Debido a su incredulidad,  muchos israelitas fueron apartados del pueblo de Dios y vino la salvación a los gentiles. Como también dice Juan 1.11 y 12: “a lo suyo vino y los suyos no le recibieron pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”
Todo es por la gracia de Dios, no porque nos lo merezcamos, sino por la fe como Pablo dice: el justo por la fe vivirá. Rom 1:17
Por tanto no dudemos de la palabra de Dios ni tengamos incredulidad sino sigamos confiando que Dios cumplirá sus promesas.
 “Porque de él y por él y para él son todas las cosas, a él sea la gloria por los siglos. Amén.”
                                                                                                              Maria José.
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR