Hechos 5

El capítulo comienza contándonos la historia de Ananías y Safira. Habían vendido una heredad y pusieron a disposición de la iglesia una parte, ocultando la otra. A veces pensamos que somos más listos que nadie. Pero aunque a veces engañemos a los hombres, a Dios nunca se le puede engañar
3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?
Este versículo nos recuerda que Satanás está siempre dispuesto a poner en nuestro corazón un pensamiento oportuno que nos desvíe del plan de Dios, aprovechando nuestros puntos débiles. En el caso de Ananías y Safira era la codicia, el amor al dinero. ¿Sabemos cuáles son nuestros puntos débiles?
Como resultado ambos mueren. Al final la paga del pecado es la muerte, la práctica del pecado acarrea consecuencias.
Muchas señales y maravillas.
12 Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.
Era época de grandes señales y prodigios, importante la segunda parte: la iglesia estaba unánime. El Señor derrama bendición cuando su pueblo se une.
15 tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos.
La fama era tal que ponían a los enfermos para que la sombra de Pedro los sanase. Podemos hacer notar aquí que no sabemos si esto sucedía así o no, si la sombra de Pedro sanaba… En cualquier caso lo que sí sabemos es que venían de todo Jerusalén y los alrededores y dice que todos eran sanados.
Pedro y Juan son perseguidos.
17 Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; 18 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública.
Bajo esa tremenda bendición vino la persecución. Satanás no descansa, siempre está trabajando para intentar parar como sea la obra del Señor.
19 Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: 20 Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida.
Pero un ángel los saca y les dice que no desfallezcan, que sigan anunciando al pueblo las buenas nuevas. Una vez fuera siguen predicando y son vueltos a capturar y a interrogar. Cuando le preguntan que por qué han seguido predicando…
29 Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
Qué importante es  esta frase. Estamos llamados a cumplir la ley de los hombres, la legalidad vigente, pero hay una ley mucho más alta que ésta: la ley de Dios. ¿Tenemos tanto cuidado para cumplirla como las otras leyes?
42 Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.
Con este versículo se da por concluido este capítulo, en el que se remarca una y otra vez la importancia de seguir hablando a los demás de Jesús. Que Dios nos ayude a poner igual empeño que los primeros cristianos en cumplir esta labor.
Josué BB
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR