Hebreos 10

Nos habla del la ofrenda perfecta qué alcanzó satisfacer a Dios para el perdón por nuestros pecados, el cuerpo de Cristo que fue entregado como sacrificio para salvar a los manidad.
En el Antiguo Testamento Dios requería de sacrificios de animales para proveer el perdón de pecados manera temporal y para prefigurar el sacrificio perfecto y completo de Jesucristo, Levítico 4 :35,5:10 , sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados.
Dios ordenó a la nación de Israel que realizará numeroso sacrificios y holocaustos y ofrendas por el pecado los cuales no podían salvar y hacer Santos y perfectos delante de Dios a nadie de su maldad, solo Jesucristo pudo al entregarse por nosotros alcanzar esa ofrenda perfecta requerida por Dios, en Juan 1 :29 Juan el Bautista dijo al ver a Jesús he aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
Fue clavado en una cruz y su sangre derramada fue el sacrificio perfecto y para siempre por nosotros y por todo aquel que acepte en su corazón a Jesús como su Señor y Salvador.
Jesucristo cambió nuestra historia y tenemos la esperanza de estar por siempre en la presencia del Señor si permanecemos en obediencia.
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR