Filipenses 4

En esta carta Pablo no les escribe a los filipenses para llamarles la atención por
problemas que hayan surgido en el seno de la iglesia, como sí lo hace con la iglesia de Corinto, una iglesia que le dio muchos dolores de cabeza. Filipenses se considera la carta más cariñosa ya que iba dirigida a una iglesia que no le daba los problemas que le daban otras. Aunque siempre hay problemas, en esta ocasión no se trataban de asuntos serios sino que con unas recomendaciones y el amor y respeto que sentían por el apóstol, estaban resueltas. Sus palabras creaban una atmósfera de unidad y amor por medio del frecuente uso de palabras como Obreros de ministerio o colaboradores, sugiriendo siempre la idea de unidad y compañerismo. Siempre hay diferentes formas de pensar pero en las cosas esenciales debemos ser de un mismo sentir y un mismo pensar.
En este capítulo se vuelve a repetir las palabras de gozo y regocijaos a pesar de estar en prisión, porque el gozo en la vida del cristiano debe estar presente en todas las circunstancias. ¡¡¡ No al desánimo!!! Debemos estar gozosos. Dios es soberano sobre toda situación y como dice el vers 12. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Con Cristo en nuestra vida siempre ganamos a los problemas.) Este capítulo resalta el gozo siempre.
La iglesia de Filipos no sólo fue una iglesia inclusiva que respetaba y reconocía la autoridad de sus obreros y sabía vivir en armonía, sino que también fue una iglesia que compartió para las necesidades de los santos. Pablo hace mención de esto en el vers,.10-19: «Tuve mucho gozo en el Señor cuando vi florecer en ustedes esa preocupación por mí .”
Pablo sentía el amor de los creyentes supliendo para sus necesidades. (Esto es algo importante en la vida de los que trabajan para el Señor. Sentirse respaldados por los creyentes) Pablo les agradecía los cuidados que por él sentían. Debemos de aprender a suplir las necesidades de aquellos que Dios ha llamado para ser sus ministros, así como también atender las necesidades de los pobres, viudas y huérfanos como lo hacía la Iglesia Primitiva. Dios bendice a la iglesia que está siempre dispuesta a dar, aún con sacrificio.
Para terminar, encontramos consejos del apóstol animándonos a seguir, a estar firmes, ser de un mismo sentir, cooperar con los obreros cristianos, regocijarnos siempre, humildad y respeto, cristianismo práctico, ser agradecidos, etc
Hermanos miremos constantemente con mucha atención estas recomendaciones para el bien de nosotros y de la iglesia a la que pertenecemos. Y sobre todo para el bien de la obra de Dios.
Versículo 9 El Apóstol nos recomienda.” Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.”
                                                                                              Mª Bel. B
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR