Filipenses 1

Compartir con gozo el servicio por Cristo.
La estancia de Pablo en Filipos (Hechos 16) fue corta pero intensa. Fruto de ello el Señor levantó una iglesia comprometida con el ministerio del apóstol que colaboraba mediante la oración, ofrendas y la encomendación del hermano Epafrodito. Tanta generosidad es agradecida por Pablo y Timoteo, como siervos del Señor (v.1), quienes escriben con gozo esta carta para que los filipenses se gocen haciéndoles partícipes de su servicio.
GOZO EN LA COMUNIÓN: Pablo los amaba con el entrañable amor de Jesucristo (v.8) y estaba seguro que “el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (v.6).
GOZO EN LA TRIBULACIÓN: desea compartirles los avances del evangelio (V.12) y como una situación desfavorable como era su prisión en Roma sirvió para que el evangelio se predicara con denuedo en la capital del Imperio (como ocurrió en la cárcel de Filipos).
GOZO EN LA OPOSICIÓN: aunque algunos envidiosos predicaban a Cristo rivalizando con Pablo (v.15), este se gozaba porque el evangelio de Cristo era anunciado, que era lo importante.
GOZO EN LA INCERTIDUMBRE: Pablo estaba convencido en ser liberado y que volvería a ministrarles (v.19 y 25), pero cabía la posibilidad de ser sentenciado a muerte. Fuera cual fuera el desenlace Pablo no perdía el gozo y la esperanza “porque para mí el vivir es Cristo, y el morir ganancia”.
A los filipenses les fue dado el privilegio de compartir el beneficio y el padecimiento de servir fielmente a Cristo junto a Pablo y demás colaboradores (v. 29-30). En medio de la tribulación estás palabras sirvieron de gozo a nuestros hermanos lo mismo que hoy lo son para nosotros, que no estamos exentos de dificultades, oposición, envidias e incertidumbres. Pero no estamos solos, en Su iglesia disponemos de hermanos fieles que nos ayudan generosamente, Cristo prometió estar con nosotros para siempre y el Espíritu Santo mora en nuestro interior. Pase lo que pase, nadie nos arrebatará el gozo de estar en Cristo y anunciar su evangelio de salvación, porque aunque nos quiten la vida corporal disfrutaremos en su presencia por la eternidad.
Dios os bendiga.
                                                                                         DCM
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR