2 Corintios 9

Aquí el apóstol Pablo nos sigue hablando de la importancia de dar, continua con el mismo tema que el capítulo 8. Por lo visto estos hermanos se habían comprometido a entregar una ofrenda para ayudar a otros hermanos más pobres y Pablo había mandado algunos hermanos para recordárselo, para que no les pillara de sorpresa cuando fueran a por ella. Qué importante es lo que hablamos, si nos hemos comprometido con algo vamos a hacerlo, si no no te comprometas. Muchas veces hablamos a la ligera, sin ser conscientes de que lo que hablamos nos ata…
El versículo 6 nos recuerda una ley bíblica: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en abundancia, en abundancia también segará.Es una ley que se puede extrapolar a muchas áreas, no solo económica, si no también espiritualmente por ejemplo.
Para mí el versículo 7 es la clave Cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. No se trata de dar por obligación, por compromiso o con tristeza… Dios ama al dador alegre, si amas tanto el dinero que no vas a dar con alegría no des. Dios quiere que demos los diezmos y las CV ofrendas con alegría, por qué Él nos lo dio todo antes, todo lo que tenemos es suyo, lo único que hacemos es devolverle una pequeña parte…
Que Dios nos ayude a entender este principio y ser generoso para con los más necesitados y con el sostenimiento de la iglesia.
                                                                                                 Josué Bernal
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR