1 Timoteo 1

*1 Timoteo capítulo 1*
 “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” 1 Timoteo 1:15
Pablo encargó a Timoteo la difícil tarea de refutar a los que en Éfeso enseñaban falsas doctrinas (v.3) y causaban disputas, llegando a desviarse de la verdadera doctrina hacia vanas palabrerías.
El primer argumento que usa el apóstol (v.15) para combatir por la verdad del evangelio es reconocer su propia condición de pecador y no uno cualquiera, el primero, el campeón de los pecadores. Que solo por la obra misericordiosa de Dios puede exhortarles, mostrándose como ejemplo de pecador regenerado por Cristo (v.16).
Queridos hermanos, como entonces, esta actitud de humildad es necesaria si queremos mantenernos fieles a la Palabra de Dios, enseñando y siendo enseñados en la verdad.
Cuantas veces escuchamos este tipo de argumentos:
– quién eres tú para decirme lo que tengo que hacer
– tú no sabes quién soy yo
– o el “y tú más” de los políticos.
No es fácil reconocer que eres pecador y menos el primero, pero fue el primer paso para arrepentirte y algo aún necesario si quieres ayudar a otros a salir del engaño que les lleva a perdición.
” Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.” 1 Tim. 1:17
                                                                                              DCM
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR