1 Tesalonicenses 5

Una maravilla de capítulo donde Pablo primeramente nos recuerda que somos HIJOS de LUZ,  y nos exhorta a que, conscientes de esta realidad, vivamos de la siguiente forma: Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo, v.8 .
En la segunda sección, el apóstol, nos muestra una serie se aspectos de la vida cristiana que todos debemos cuidar:
1. Reconocer a los trabajan por vosotros.
2. Tener paz.
3. Amonestar a los ociosos.
4. Alentar a los de poco ánimo.
5. Sostener a los débiles.
6. Ser pacientes con todos.
7. No pagar mal con mal.
8. Estar siempre gozosos.
9. Orar sin cesar.
10. Dar gracias en todo.
11. No apagar el Espíritu.
12. No menospreciar las profecías.
13. Examinarlo todo y retener lo bueno.
14. Abstenerse de toda especie de mal.
Y todo ello para que se cumpla el versículo 23 en cada una de nuestras vidas: Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
Pablo anhela que cada cristiano tenga una vida plena espiritualmente en santidad, que se manifieste con una vida de amor y paz para con los demás.
Pero lo mejor de todo, que puede parecer muy complicado, es que nada de esto lo podemos hacer en nuestras propias fuerzas, sino que si nosotros hacemos nuestra parte tenemos la SEGURIDAD de que Dios es fiel para hacer la suya, v.24.
Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis. v.11
                                                                                            Mamen TQ
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR