1 Tesalonicenses 3

Podemos notar en este corto capítulo, la gran preocupación y amor que sentía el apóstol Pablo (juntamente con sus colaboradores) por la iglesia de Tesalónica, tanto,  que envía a Timoteo hacia Tesalónica para saber cómo se encontraban.
Quería asegurarse de que estaban bien, de que no se habían extraviado de la verdad, y que permanecían firmes en la fe de nuestro Señor Jesucristo.
Quería también confortarlos acerca de las aflicciones por las que habían estado pasando él y los otros hermanos, y sabía que los hermanos de Tesalónica seguramente estarían preocupados.
Es un capitulo lleno de palabras tiernas,  donde podemos apreciar el gran amor que se tenían unos a otros, así como el Señor Jesucristo nos mandó (Juan 13: 34-35).
Este capítulo nos recuerda y confirma que esa es la voluntad de Dios para con nosotros. Él anhela que como hermanos nos amemos verdaderamente, que nos preocupemos con amor unos por los otros, y que oremos profundamente unos por los otros.
De esa manera cumpliremos el nuevo mandamiento del Señor Jesús, y así el mundo creerá que somos verdaderamente sus discípulos. ❤
Bendiciones hermanos!
                                                                                                     Flor 🌷
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR