1 Corintios 9

En este noveno capítulo Pablo se defiende de algunas críticas. Y es que nadie está a salvo de críticas. Si bien tuvo que corregir en cuanto a doctrina y comportamientos a la iglesia en Corinto, también, y posiblemente por ello, tuvo que soportar que se le criticase a él también.
De los versículos 7 al 14 Pablo defiende el derecho suyo, y de cualquier apóstol, de recibir apoyo financiero de la iglesia. 9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. Parece lo más lógico. Si un siervo del Señor puede dedicar todo su tiempo a la obra, su ministerio será mucho más efectivo y tendrá más fruto que si tiene que dividir su tiempo entre un trabajo “extra” y su trabajo ministerial”. A pesar de eso Pablo afirma que de todas formas no es su caso, y que ni él ni Bernabé han querido usar este derecho.
Este tema nos introduce a los diezmos. El templo donde nos reunimos tiene unos gastos, el pastor y su familia han dedicado su vida a la obra donde Dios lo ha colocado y ha aceptado esta responsabilidad. Pero ¿de qué vivirán si los hermanos que forman la iglesia (sí… esos que estás pensando ahora, tú y yo…) no colaboramos cada uno según nuestras posibilidades? El pastor tiene que buscar un trabajo aparte y estaremos mutilando su capacidad para trabajar en la obra. Y en cualquier caso, recortamos las posibilidades de la iglesia en cuanto a reformas, arreglos, compra de material, posibilidad de abarcar nuevos proyectos… ¿Pones tu grano de arena para el sostenimiento de la obra?
En los versículos siguientes Pablo habla sobre como se adapta a cada situación y a cada persona por causa del evangelio, para intentar alcanzar al máximo de personas, sin hacer distinción alguna. 22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.
El capítulo termina explicando Pablo la actitud que él tiene, la actitud de un atleta. Actitud de preparación, de responsabilidad, de sacrificio, con tal de alcanzar la meta.
24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.
¿Cuál es tu meta? ¿Qué haces para alcanzarla?
                                                                                                     Josué
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR