1 Corintios 6

Pablo sigue siendo muy claro en cuanto al comportamiento de los hermanos  de la iglesia.
En los primeros once versículos, el apóstol, nos dice que no llevemos los problemas que existen dentro de la iglesia, (algo de lo que no se avergonzaban), para que el mundo los juzgue. Sino que busquemos a los sabios que hay dentro de la iglesia para que sean ellos  quienes juzguen cada caso.
A continuación empieza a enumerar algunos de los pecados que ya habían dejado atrás.  Recordándoles que  han sido lavados, santificados y justificados por Dios. Dios ya ha hecho una obra completa en cada uno de sus hijos/as.
Y esto nos trae libertad, (ya que ya no somos esclavos del pecado), para decidir lo que nos conviene. Al estar unidos a Cristo un espíritu somos con Él, y esto nos permite decidir con sabiduría divina lo que nos conviene. Termina el capítulo hablando sobre que nos guardemos de la fornicación, ya que el que fornica contra su cuerpo peca, sin tener en cuenta que nuestro cuerpo es templo del E.S. Ya que hemos sido comprados por precio. Todos debemos glorificar a Dios  con nuestro  cuerpo y con nuestro espíritu, que son suyos.
 Que Dios nos ayude a vivir en santidad cada día y a honrarle con todo nuestro ser.
                                                                              Mamen TQ
Compartir esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR